Un melamona, en el microscopio. Imagen: Thinkstock.