Blog de Cristóbal Pera

Artículos publicados en diciembre 2005

Niño obeso-niño hambriento

Imagen: Thinkstock.

Cuando se acerca el momento de abrir la puerta, inquietante y esperanzadora, que da paso al año 2006, parece apropiado, en un espacio de reflexiones personales sobre la masiva información que acerca de la salud y el bienestar fluye, día a día, en la web global, resumir, sobre la base de lo más relevante y fiable del año 2005, la situación de la salud en el mundo y sus presumibles tendencias.

En este mundo globalizado, y desde la perspectiva occidental, la profunda brecha existente en el espacio virtual de la red sigue siendo la expresión de la brecha en el espacio real que separa a la RIQUEZA de la POBREZA, un abismo que condiciona problemas diferentes para la salud en cada una de las dos fracciones de este mundo que se postula global y solidario.

Salud online

Un 79% de los usuarios de Internet (8 de cada 10) busca online información sobre la salud. Imagen: Thinkstock.

Las nuevas tecnologías de la comunicación y de la información, representadas en Internet, están haciendo posible una “democratización” de la información sobre la salud a todos los niveles. El progresivo incremento en el número de usuarios de Internet que buscan información sobre la salud ha estimulado el interés de instituciones privadas y públicas por conocer, con el mayor detalle posible, la respuesta a estas tres preguntas: ¿Cuál es el porcentaje de usuarios de Internet que busca información sobre la salud online? ¿Cuáles son las características de los usuarios de Internet que buscan información sobre la salud? ¿Qué tipo de información de la salud buscan?

Mujer esperando el autobús

Los norteamericanos que utilizan el transporte público caminan una media diaria de 19 minutos para ir a la parada o estación y para volver a casa. Imagen: Thinkstock.

En el mantenimiento del estado de salud juega un papel fundamental la actividad física diaria, ya que ésta induce efectos muy positivos sobre la función de los diversos sistemas orgánicos: los músculos y el esqueleto, el corazón y los vasos, los pulmones, las glándulas endocrinas, el sistema metabólico, y el sistema defensivo inmunitario.

Estos efectos positivos sobre el estado de salud se concretan en una serie de beneficios tangibles: menor riesgo de padecer enfermedad coronaria, hipertensión arterial, cáncer de colon y diabetes. Por otra parte, una bien programada actividad física, que ayude a mantener el tono vital necesario para cumplir las tareas de cada día, reduce el riesgo de depresión y ansiedad y, en los ancianos, el riesgo de demencia .

Violencia verbal

Según un estudio la violencia verbal en los matrimonios provoca que las heridas curan más con más lentitud. Imagen: Thinkstock.

o hay duda de que la violencia verbal interpersonal, cuando alcanza un determinado nivel de agresividad, puede inducir en sus protagonistas un estado de estrés, entendido como una respuesta biológica a cualquier tipo de agresión, en la que se integran varias respuestas parciales: respuesta nerviosa y endocrina, respuesta de la fase aguda (en la que se liberan, a nivel de las heridas, unas sustancias llamadas citocinas, que actúan como mediadores de la respuesta), respuesta metabólica y respuesta inmunitaria . La respuesta, aunque en principio sea beneficiosa, puede transformarse en autoagresiva (Pera, C. El cuerpo herido. Un diccionario filosófico de la cirugía. Acantilado, Barcelona, 2003 ).

Máscara veneciana.

Máscara veneciana. Imagen: Thinkstock.

Es en la cara, el área del espacio corporal más rica en posibilidades expresivas de nuestras emociones, gracias a un complejísimo sistema muscular coordinado por un sofisticado control cerebral, donde se concentra, en primera instancia, la identidad individual de cada persona humana, detectable por los “otros”, y por él mismo ante el espejo, en cuya imagen reflejada reconoce su yo personal. Y da la casualidad que la palabra latina persona significa máscara, esa artística careta de cuencas vacías y boca entreabierta, con una concreta expresión emocional congelada en rictus, con la que cubrían el rostro los actores griegos, y que llamaban el prosopon.

Powered by WordPress Web Design by SRS Solutions © 2017 Blog de Cristóbal Pera noscuidamos.com