Blog de Cristóbal Pera

Artículos publicados en enero 2006

Mujer estresada

El trabajo estresante se ha asociado con una mayor incidencia de enfermedad coronaria. Imagen: Thinkstock.

“Tengo claro
por encima de todo
que estoy sencillamente perdido
mientras no me libere de la oficina;
se trata únicamente,
mientras no sea posible,
de mantener la cabeza
lo bastante alta para no ahogarme”

(Franz Kafka, Diarios,
Cuaderno segundo, Obras Completas II,
Galaxia Gutenberg.Círculo de Lectores)

El trabajo estresante se ha asociado con una mayor incidencia de enfermedad coronaria, y del infarto de miocardio como complicación, aunque hasta ahora los mecanismos biológicos de esta asociación no estaban claros. Lo que investigadores del University College de Londres han demostrado es que esta asociación se establece a través de un eslabón biológico, el llamado síndrome metabólico.

Contando dinero

El incremento del nivel de renta no presupone siempre una mayor felicidad. Imagen: Thinkstock.

En la cultura occidental, con fuerte tendencia individualista, la búsqueda de la felicidad se entiende como un derecho, y como el resultado del éxito personal en dominios relevantes y su público reconocimiento. En la Declaración de la Independencia de los Estados Unidos (1776) se afirma explícitamente que los hombres han sido creados con ciertos derechos inalienables, y entre ellos están la vida, la libertad y la “consecución de la felicidad” (“the pursuit of happiness”). En esta cultura insaciable en la materialización de sus deseos, mientras más se logra más se quiere; por esta razón, el incremento del nivel de renta no presupone siempre una mayor felicidad, ya que la mayoría de los individuos tiende a comparar, de manera compulsiva, su personal bienestar económico con el de aquellos que aún le superan, en un inacabable proceso de superación.

"El nacimiento de Venus"

"El nacimiento de Venus", de Botticelli. Imagen: Thinkstock.

En la mayoría de las especialidades médicas el paciente no conoce la causa de su problema y acude al médico para que éste la averigüe y la trate; en la cirugía estética/cosmética, el “paciente” sabe cual es su “problema” (sus arrugas, su nariz, sus labios, sus mamas, su contorno corporal en suma, sea a nivel de abdomen, caderas, nalgas o pantorrillas) aunque, en ocasiones, el cirujano tenga dificultades para entenderlo como tal.

A finales de Diciembre del pasado 2005, el Departamento de Salud del Reino Unido abrió un espacio en su página web del que se puede descargar un documento de 119 páginas titulado “Cosmetic Surgery” (Cirugía cosmética), cuyo objetivo es que los posibles candidatos/as a una intervención de este tipo de cirugía (no incluida en las prestaciones del Servicio Nacional de la Salud), antes de firmar el exigible “consentimiento informado“, dispongan de una información fiable sobre propósito y técnica de la intervención, resultados, riesgos, cualificación exigible del cirujano y costes.

Powered by WordPress Web Design by SRS Solutions © 2017 Blog de Cristóbal Pera noscuidamos.com