El incremento del nivel de renta no presupone siempre una mayor felicidad. Imagen: Thinkstock.