Blog de Cristóbal Pera

Artículos publicados en febrero 2006

Sterna paradiseae (charrán ártico o gaviotín ártico)

Las aves acuáticas migratorias son portadoras de virus. Imagen: Thinkstock.

Debajo de las multiplicaciones
hay una gota de sangre de pato…

Todos los días se matan en Nueva York
cuatro millones de patos…

(Federico García Lorca, Poeta en Nueva York,
Editorial Losada, 3ª ed. 1946)

El virus más agresivo de la gripe aviaria, el H5N1, ha aprendido a utilizar a las aves acuáticas migratorias como veloces, resistentes y silenciosos vehículos, en los que se oculta como mínimo polizón, y, siguiendo sus largas y periódicas rutas, se va extendiendo de manera implacable por el mundo de los seres humanos.

Pero sí las aves acuáticas migratorias, mensajeras ocasionales del temido virus H5N1, son ya innumerables, cuando uno de estos “salvajes” mensajeros, en una de las escalas de su agotador vuelo, entra en contacto con aves “domesticadas“, el número de portadores del virus se multiplica exponencialmente y el problema se magnifica.

Mujer sola

Hay que vigilar la salud del paciente hospitalizado, pero también la de su pareja. Imagen: Thinkstock.

El cuerpo se derrumba
desde encima
de sí
como ciudad roída
corroída
muerta.
(José Ángel Valente)

Cicerón, en su diálogo sobre la vejez, enumera las cuatro razones que aducen los que la encuentran miserable: “una, porque debilita al cuerpo; otra, porque nos aparta de los negocios; la tercera, porque nos priva de casi todos los placeres y la cuarta, porque no dista mucho de la muerte”.

En la vejez extrema, el cuerpo (cada día más pegado a la tierra, a cuestas con el peso creciente de los años) arrastra su pesantez a duras penas, cansino e inestable, cuando camina sobre la dolorida usura de de las junturas de su esqueleto, sobre todo si se esfuerza por seguir el ritmo de los otros cuerpos que aún no han llegado a viejos. (Pera,C. Pensar desde el cuerpo. Ensayo sobre la corporeidad humana, Ed. Triacastela, 2006).

Anciano y su nieto

La pérdida de memoria en los enfermos de Alzheimer afecta al reconocimiento de las caras de sus seres queridos. Imagen: Thinkstock.

“Son los seres humanos espacios,
con formas cambiantes, que transitan,
con la memoria de su identidad personal,
si logran conservarla, por los espacios
del mundo”
(Pera C. Pensar desde el cuerpo.
Edit. Triacastela, 2006)

En el año 1906, Alois Alzheimer, psiquiatra y neuropatólogo austríaco, describió por vez primera vez una forma de demencia en una mujer de 51 años cuyos primeros síntomas fueron desorientación y pérdida progresiva de la memoria, junto con dificultades para leer y escribir. Cuando falleció la paciente, Alzheimer pudo estudiar su cerebro y encontró lesiones características.

En el año 1910, el famoso psiquiatra Emil Kraepelin, aplicó, en su clásico texto de Psiquiatría, el nombre de enfermedad de Alzheimer a esta forma especial de demencia pre-senil, que se iniciaba en edades más jóvenes.

“Según parece, la mujer habla,
come sola, los músculos de la parte
de la cara trasplantada se contraen,
y se ha mirado en el espejo.
No sabemos qué grado de extrañeza
ha sentido la paciente”
(Bloglandia Salud,
6 Diciembre 2005)

Por fin, Isabelle Dinoire, la francesa de 38 años a la que cirujanos franceses cambiaron parcialmente su cara “como si fuera una máscara” (el triangulo nariz-labios mentón) el día 27 de Noviembre de 2005, apareció a “cara descubierta”, ante una impresionante concentración mediática en el hospital de Amiens el día 6 de Febrero. Sin embargo, The Sunday Times, que parece tener su exclusiva, publicó el día 26 de Enero su primera fotografía tras la operación.

A las fundadas dudas respecto al “grado de extrañeza que sentiría la paciente al mirarse en el espejo”, Isabelle ha contestado directamente: “j´ai un visage, comme toute le monde” (tengo una cara, como todo el mundo).

Piercings

Hacerse un piercing no deja de ser un 'procedimiento quirúrgico'. Imagen: Thinkstock.

“La Generalitat hará un nuevo decreto
(el anterior fue elaborado y publicado en el año 2001)
sobre tatuajes y piercings e incluirá la necesidad del
consentimiento informado del usuario”
(La Vanguardia , 1 Febrero,2006)

El cuerpo humano se ha convertido en el mundo occidental en el omnipresente icono cultural. Como objeto semiótico, cargado de signos propios, el cuerpo posee además en su superficie un amplio espacio disponible para el lenguaje visual (el cuerpo como lienzo y el cuerpo como escultura animada) y desde allí puede emitir muy variados mensajes, con los que intenta reafirmarse ante sí mismo y, simultáneamente, marcar la distinción personal y sociocultural con “los otros”.

Powered by WordPress Web Design by SRS Solutions © 2017 Blog de Cristóbal Pera noscuidamos.com