Hay que vigilar la salud del paciente hospitalizado, pero también la de su pareja. Imagen: Thinkstock.