Blog de Cristóbal Pera

Artículos publicados en marzo 2006

Pareja paseando

El cuerpo del anciano es un cuerpo debilitado que transita dolorido por el mundo. Imagen: Thinkstock.

“Que si no hemos de ser inmortales,
es del todo deseable que el hombre
se extinga a su debido tiempo;
pues la naturaleza ha puesto
un límite a la vida,
como a todas las demás cosas”
Cicerón

Como recordamos en el Blog del 23 de Febrero, Cicerón, en su famoso Diálogo sobre la vejez, enumera las cuatro razones que aducen los que la encuentran miserable: “una, porque debilita el cuerpo; otra, porque nos aparta de los negocios; la tercera porque priva de casi todos los placeres y la cuarta, porque no dista mucho de la muerte”.

Corazón

Cuando se obstruye una arteria que irriga una determinada área anatómica, dicha área queda en condiciones de isquemia. Imagen: Thinkstock.

Tiene el corazón arterias y venas propias
que se llaman coronarias, porque rodean
a la base (del corazón) a modo de una corona,
esparciendo algunas ramecillas que penetran
y se ramifican por toda la
substancia del corazón”

(Anatomía Galénico-Moderna,
compuesta por el Dr. Manuel de Porras,
Madrid, Año 1716)

Para el adjetivo coronario/a, réplica castellana del latín coronarius (algo perteneciente a una corona), su campo de significaciones ha quedado limitado en la práctica a calificar una muy dolorosa situación clínica, con dolor angustioso en el pecho y brazo izquierdo (crisis coronaria), una estrechez en uno o varios segmentos de una arteria coronaria (estenosis coronaria), o una enfermedad que condiciona el desarrollo de dichas estenosis (enfermedad coronaria). Todas estas entidades están relacionadas con la existencia de una o varias obstrucciones a lo largo de las arterias coronarias que condicionan la detención total o parcial del flujo sanguíneo en un área concreta del músculo cardíaco.

Un niño se reconoce frente al espejo.

Estas neuronas conjugan la capacidad de visualizar las imágenes de acción del “otro” con la capacidad de poner en marcha la misma acción motora. Imagen: Thinkstock

“Cualquier teoría acerca del
nacimiento de la ética
tendrá que integrar cultura con biología”
(D.C. Dennett)

“Si queremos sobrevivir,
debemos interpretar
las acciones de los otros”
(G. Rizzolatti)

Los cuerpos humanos, en los que se encarnan las personas, han de convivir con los otros cuerpos humanos en el seno de sociedades cada día más heterogéneas y conflictivas. Como sujetos de unas complejísimas relaciones sociales, además de cumplir con el código biológico que le permite sobrevivir como personas, han de procurar comportarse de tal modo que su latente violencia animal sea transformada, bajo la presión de los otros cuerpos, en un comportamiento en el que predomine una racionalizada apuesta por la convivencia (C.Pera, Pensar desde el cuerpo, Ensayo sobre la corporeidad humana, Ed.Triacastela, 2006).

Powered by WordPress Web Design by SRS Solutions © 2017 Blog de Cristóbal Pera noscuidamos.com