El dolor no depende simplemente de la cuantía de la lesión de los tejidos, sino que es una experiencia personal, influenciada por la atención que le presta el paciente, la ansiedad que le provoca, la sugestión o las experiencias dolorosas previas. Imagen: Thinkstock.