"Lo más fuerte que hay en el mundo es el dolor", escribía Paul Valèry a su amigo André Gide. Imagen: Thinkstock.