el extraordinario desarrollo de las tecnologías diagnósticas  que permiten obtener imágenes de la interioridad del cuerpo bajo la piel, sin abrirlo, ha convertido al cuerpo vivo  en un espacio físico casi transparente para la mirada médica.