Blog de Cristóbal Pera

Artículos publicados en julio 2006

Playa

Este blog también hace una pausa veraniega. Imagen: Thinkstock.

El mar evocado en el memético título de la novela de Esther Tusquets (1978), llama también a quien este blog escribe, en este verano especialmente canicular, a dejar a un lado, por unos días, el bloc de hojas amarillas sobre el que traza palabras claves acerca de la salud, extraídas de Saludlandia, con las que componer, ya en la pantalla del ordenador, una especie de mínimo ensayo, que enseguida Eva edita primorosamente, siempre con la ilustración más apropiada para hacer patente su pretensión cultural.

En consecuencia, Bloglandia Blog de Salud abre un paréntesis, hoy 31 de Julio, que se cerrará con su reaparición el 28 de Agosto.

Líneas de la mano.

La clase social influye también en el envejecimiento del individuo. Imagen: Thinkstock.

“Aunque el desarrollo biológico es
fundamentalmente multiplicativo,
los sistemas biológicos pierden progresivamente
el poder de multiplicarse a sí mismos
al ritmo que fueron formados”
(Peter Medawar)

A la Línea de la Vida, ese pliegue longitudinal en la palma de la mano que para la Quiromancia indica ” la conciencia que el individuo tiene de su aliento vital, y no la duración de su vida” (B. Hutchinson, La Main reflet du destin, Colección Aux Confins de la Science, Payot, Paris, 1971) se contrapone en las últimas décadas (desde el campo de la Ciencia) la longitud de los telómeros cromosómicos, medida en la ancianidad, cuando la acumulación del progresivo deterioro vital, aproxima al individuo a la fecha de su caducidad. Una senescencia entendida como un proceso natural que cierra el proceso del desarrollo del cuerpo humano, y no como un proceso patológico .

Violencia en espacios públicos.

Mientras más violencia menos actividad física. Imagen: Thinkstock.

“..mis à la porte, hors de l´ être de la
maison, circonstance où s´accumulent
l´hostilité des hommes et l´hostilité de l´univers.”
(Gastón Bachelard)

Pensar el cuerpo humano desde su espacialidad conduce a la reflexión sobre las consecuencias de su presencia en los espacios vacíos del mundo en los que el espacio corporal habita (o podría habitar si no le fuera impedido por los otros cuerpos); unos espacios muy variados en su extensión y en sus condiciones de habitabilidad, aunque su disponibilidad sea muy escasa.

Por una parte, la casa, como espacio privado e íntimo, el espacio habitado, “nuestro rincón en el mundo” y “el no-yo que protege al yo”, tan magistralmente analizado en sus aspectos psicológicos por Gastón Bachelard en su libro “La poétique de l´espace” (“La poétique de l´éspace, Quadrige PUF, 2001), del que existe un versión en castellano (“La poética del espacio“, traducción de la poetisa española Ernestina de Champourcin, Fondo de Cultura Económica, México, 1975) y por otra, los espacios que circundan a la casa, aptos, por su mayor extensión, para el movimiento cotidiano del vivir comunitario, y para la aglomeración circunstancial de numerosos cuerpos.

Baco

Los ritos de iniciación al alcohol y las drogas suelen darse en la adolescencia. Imagen: Thinkstock.

“Mirad la noche del adolescente,
atrás quedaron las solicitudes
del día, su familia de temores…”

Jaime Gil de Biedma,
Ayer, Las afueras, VII,
Mondadori, Poesía, 2001

La adolescencia ha sido definida como “esa época que sigue a la infancia y que se extiende desde los primeros signos de la pubertad hasta que el individuo ha adquirido toda su madurez psicofísica” (Diccionario de Psiquiatría, Masson, 1996). Su etimología nos conduce al verbo latino adolesco, adolescere, con el significado de crecer.

Consulta ginecológica

La intimidad del cuerpo presupone una previa ocultación de su superficie. Imagen: Thinkstock.

“Cuerpo, lo oculto,
el encubierto, fondo
de la germinación…”

(José Ángel Valente,
El fulgor, XV,
Círculo de Lectores,1998)

La exploración ginecológica habitual a través de un instrumento denominado espéculo introducido en la vagina, implica habitualmente una postura en la que se mantiene la separación de las extremidades inferiores mediante la colocación de ambas, a nivel de las corvas, en dos dispositivos conocidos como perneras. Sin duda, esta postura, aparte de su incomodidad física, derivada de la forzada inmovilización, suscita en la mujer una sensación de vulnerabilidad y de pérdida de su control corporal ante la mirada médica.

Powered by WordPress Web Design by SRS Solutions © 2017 Blog de Cristóbal Pera noscuidamos.com