La intimidad del cuerpo presupone una previa ocultación de su superficie. Imagen: Thinkstock.