Blog de Cristóbal Pera

Artículos publicados en septiembre 2006

Un arma blanca es un arma ofensiva de metal. Imagen: Thinkstock.

Un arma blanca es un arma ofensiva de metal. Imagen: Thinkstock.

“En el cajón hay un puñal…
Los hombres lo pensaron y lo formaron
Para un fin muy preciso…
Quiere matar, quiere derramar brusca sangre.
(J.L. Borges)

“Amor de sal: claror
de nit i d´arma blanca.
El raval fosc on perdo
La passa imanta tota
La tristessa del món.
Sang morta a les butxaques”

(Maria Mercé Marçal)

La expresión herida por arma blanca se continúa utilizando en el lenguaje quirúrgico actual, en castellano y en catalán, para definir las heridas causadas por la agresión con instrumentos cortantes y punzantes , e incluso en el lenguaje de la comunicación social y en el poético.

Carlos V

La gota de Carlos V incluso le impedía escribir de su propia mano. Imagen: Thinkstock.

“La gota le maltrata y corre a menudo por todos
miembros y junturas …de su cuerpo”
(“Memorial de Francisco Duarte, 1553,
en Henry Kamen, Felipe de España,
Ed. Siglo XXI, 1997)

La gota es una enfermedad sistémica, cuyo trasfondo es una alteración en el metabolismo del ácido úrico, que es un producto final, desechable, del metabolismo de las purinas, listo para ser eliminado por la orina. El exceso de ácido úrico acumulado en la sangre (hiperuricemia) termina depositándose en los tejidos orgánicos en forma de microcristales, con preferencia en las articulaciones y bajo la piel, donde forma tumoraciones denominadas tofos. Los depósitos de cristales de ácido úrico en los tejidos (concretamemente urato monosódico) inducen inflamación en las articulaciones (artritis gotosa), erosionan los huesos a nivel de la juntura articular, y provocan intenso dolor durante las crisis agudas de la enfermedad.

“La clôture du lieu sadien a une fonction:
elle fonde une autarcie social”
(Roland Barthes, Sade, Fourier,Loyola,
Editions du Seuil, 1971)

La noticia de la inesperada reaparición, al cabo de 8 años de cautiverio, de la joven austriaca de 18 años Natascha Kampusch, secuestrada en 1998, cuando solo tenía 10 años, se ha convertido en un fenómeno mediático y memético.

Los medios de comunicación impresos y digitales, y las cadenas de televisión, en una precipitada aproximación al trasfondo psicológico del extraño caso, calificaron unas frases benevolentes de Natascha sobre su ya suicidado secuestrador, como claro ejemplo del muy impreciso Síndrome de Estocolmo, mientras algunos comenzaron a hurgar en aquellos aspectos de la forzada convivencia entre ambos (secuestrador y secuestrada) que podrían ser más escabrosos, una convivencia asumida, sin más, como una tópica relación entre amo y esclava.

“Man it is a tool-using animal; without tools
He is nothing; with tools he is all”
(Thomas Carlyle)

De los innumerables instrumentos que la mano del cirujano ha utilizado y utiliza, son los derivados de cuchillo, los que cortan y extirpan los tejidos orgánicos, los emblemáticos de la acción quirúrgica: cuchillo de amputación, escalpelo y bisturí.

De todos, es el bisturí, un pequeño cuchillo con variados diseños, el instrumento emblemático por antonomasia. Está compuesto por una lámina de acero, habitualmente cortante por un borde, llamado filo, y por el otro no cortante o romo, acoplada dicha lámina u hoja a un mango, mediante el cual es manejado por el cirujano. La lámina cortante puede estar definitivamente fijada en el mango o bien ser desmontable y desechable, tras su uso, para ser sustituida por otra hoja de recambio (Pera, C. El cuerpo herido. Un diccionario filosófico de la cirugía, Ed. El Acantilado, 2003)

Powered by WordPress Web Design by SRS Solutions © 2017 Blog de Cristóbal Pera noscuidamos.com