La gota de Carlos V incluso le impedía escribir de su propia mano. Imagen: Thinkstock.