Los comportamientos binarios entre cuerpo masculino/cuerpo femenino han sido construidos social y culturalmente, en gran parte, teniendo en cuenta el dismorfismo de ambos cuerpos. Imagen: Thinkstock.