El lenguaje bélico se asocia con frecuencia al cáncer. Imagen: Thinkstock.