Pareja tomando algo

En este mundo hendido en dos mitades, la de la riqueza y la de la pobreza, es muy difícil, aunque necesario y urgente, recuperar para la cultura de la salud el viejo concepto griego de la moderación. Imagen: Thinkstock.

“La falta de medida
es la raíz de todo mal”
Sófocles

En dos trabajos publicados en este mes de Enero en dos prestigiosas revistas médicas de los Estados Unidos (y resumidos en su día en Saludlandia.com) en los que se investiga la asociación entre el consumo de alcohol por hombres con hipertensión arterial y el riesgo de sufrir complicaciones tales como infarto de miocardio e insuficiencia cardíaca, la conclusión es similar: el consumo de alcohol con moderación (“moderate alcohol consumption”) tiene efectos beneficiosos, ya que disminuye la frecuencia de estas complicaciones evolutivas. Por otra parte, la invocación al consumo moderado de determinados alimentos es una constante en las publicaciones dedicadas a promover una nutrición apropiada.

Moderación es, en lengua española, una tranquilizante palabra definida con acepciones dominantes como sensatez, templanza, cordura y autocontrol, una palabra que evoca unaactitud tan lejana de la inacción como del arrebato ante la complejidad del cotidiano vivir, que busca el punto medioentre los extremos, y que hunde sus raíces conceptuales en lasophrosyne, una de las cuatro virtudes cardinales de Platón, junto con la sophiaphronesis (sabiduría), la dikaiosyne(justicia) y la andreia (valor), las que constituían el canon exclusivo de virtudes necesarias para el desarrollo óptimo de la ciudad-estado o polis (Platón, La Répúblique, Libro IV, GF Flammarion, Paris 2002).

Es en el diálogo Cármides ( Platón, Diálogos, Gredos, Madrid, 1985) en el que la ciencia práctica se compara con la ciencia médica, donde Platón despliega, por boca de Sócrates, su indagación sobre lo que la sophrosyne pueda ser comoactitud ante la vida, un discurso que es, en último término, “una exhortación a no perder nunca de vista los límites del hombre” (W.Jaeger, PaideiaLos ideales de la cultura griega, FCE, México, 1962).

La larga peripecia histórica de la sophrosyne griega y sus sucesivas interpretaciones y traducciones (entre ellas comomoderación al castellano y como moderation al inglés ) magistralmente analizada por Helen North (SophrosyneSelf-Knowledge ans Self-Restraint in Greeek Literature, Ithaca, 1966), ha propiciado la confusión acerca de su concepto nuclear, aquel que estaba ya implícito en las dos sentencias inscritas en el código ético del santuario de Delfos, dedicado a Apolo: “conócete a ti mismo” (Tales de Mileto) y “nada en exceso” (Solón de Atenas).

La especial relación entre la moderación (o su contrario elexceso) con la salud del ser humano, la hace patente Platón (Platón, El Banquete, Alianza Editorial, 2001), a través de Sócrates: “A mi, efectivamente, me parece evidente por la práctica de la medicina que la embriaguez es perjudicial para los hombres. Así, ni yo mismo de buen grado quisiera beber más de la cuenta…

La denuncia tanto del defecto como del exceso, como comportamientos contrarios a una buena salud, se encuentra también en la Ética Nicomáquea (Aristóteles, Ética Nicomáquea. Ética Eudemia, Gredos, 1985): “Está en la naturaleza de las cosas el destruirse por defecto o porexceso, como lo observamos en el caso de la robustez y lasalud“, texto en el que, más adelante, afirma: “En el dominio de los placeres y dolores (no de todos y en menor grado por lo que respecta a los dolores) el término medio es lamoderación, y el exceso, la intemperancia.

Trasladado el concepto de la moderación a la salud en nuestro tiempo, cuando se dice, sobre bases científicas, queun consumo moderado de alcohol puede ser beneficioso para la evolución de la hipertensión arterial en los hombres, el significado práctico de la palabra moderación se hace explícito en el lenguaje preciso de las medidas y de las dosis. Pero en la búsqueda de la salud, como triple bienestar del cuerpo, la “sophrosyne“, la moderación frente al exceso es, más allá de medidas precisas, una sensata y decidida actitudcuyo objetivo es que la vida que le ha tocado a cada uno vivir sea una vida lo más saludable posible.

La moderación, como reguladora de los apetitos y de las pasiones, en lo que se refiere al logro y al mantenimiento delestado de salud, sólo es una opción asumible desde la suficiencia o el exceso de recursos y no desde la pobreza o la indigencia. Por el contrario, la abundancia de recursos abre el erróneo camino que puede conducir al exceso de la obesidad, así como de otros muchos excesosdefectos (inactividad física).

En este mundo hendido en dos mitades, la de la riqueza y la de la pobreza, ambas llenas de ruido y de furia, es muy difícil, aunque necesario y urgente, sobre todo para el mundo de la abundancia que propicia al exceso, recuperar para lacultura de la salud el viejo concepto griego de la moderación, entendida ésta como una actitud racional, positiva y sensata, cuya pretensión es atenuar el deterioro biológico del cuerpo, así como su vulnerabilidad, para asegurarse, a lo largo de sus trabajos y sus días, la mejor calidad de vida posible, hasta el cumplimiento de su caducidad.