El cuerpo femenino sometido a la sexualización mediática atraviesa muchas veces la imprecisa frontera que lo separa del territorio de lo pornográfico. Imagen: Thinkstock.