La calidad y seguridad de las viviendas debe ser una prioridad de la salud pública. Imagen: Thinkstock.