La cirugía cosmética no debe tomarse a la ligera. Imagen: Thinkstock