Platón. Imagen: Thinkstock.