Pensar el cuerpo humano es pensar su extraordinaria complejidad intrínseca, hasta llegar al nivel molecular de su genoma, pero sin olvidar la complejidad de las interacciones de este genoma con el mundo que le rodea. Imagen: Thinkstock.