Es el lenguaje corporal del médico que recibe al nuevo paciente (de modo especial la mirada y la mano) el instrumento de comunicación inicial del cual depende que éste primer encuentro comience con buen pie. Imagen: Thinkstock.