La mínima herida que se hizo Rilke al clavarse la espina de una rosa fue la puerta de entrada de una infección invasora que, en pocos días, provocó su muerte. Imagen: Thinkstock.