Lo deseable es conseguir un equilibrio entre una preocupación exagerada y sin fundamento por los riesgos para el estado de salud, y una peligrosa despreocupación. Imagen: Thinkstock.