La mesa compartida por padres e hijos, la mesa de la comida en familia, debe ser el espacio propicio para el desarrollo de una verdadera conversación. Imagen: Thinkstock.