Mantenerse siempre tranquila y callada durante las discusiones es una actitud peligrosa a la larga para el bienestar físico, mental y social de la mujer. Imagen: Thinkstock.