Las imágenes de violencia en videojuegos y television ejercen una influencia negativa en los niños pequeños. Imagen: Thinkstock.