Mujer mayor

La osteoporosis es un proceso de deterioro estructural en que los huesos se vuelven frágiles. Imagen: Thinkstock.

“Imaginóse el desdichado
que era todo hecho de vidrio,
y con esta imaginación…
suplicando con palabras y razones
concertadas que no se le acercasen,
porque le quebrarían”

“Pidió Tomás le diesen alguna funda
donde pusiese aquel vaso quebradizo
de su cuerpo”

(Miguel de Cervantes,
El Licenciado Vidriera)

Según el Diccionario de la Real Academia Españolafrágil se define como lo que es “quebradizo, y que con facilidad se hace pedazos”. Esto es lo que sucede en los huesos que componen su esqueleto y, por extensión, en todo el cuerpo humano, cuando son afectados por ese proceso biológico dedeterioro estructural conocido como osteoporosis.

La osteoporosis, literalmente “hueso lleno de poros”, se define por la existencia de una reducción en la masa del hueso, por unidad de volumen del tejido óseo aunque el contenido mineral en esta reducida masa es normal: “existe poco hueso, pero el que hay es normal”.

En la osteoporosis, aún siendo normal la relación cuantitativa entre el mineral contenido en el hueso (un complejo de calciofósforo cristalizado como hidroxiapatita) y la matrizorgánica amorfa en la que dicho mineral se deposita, existe un predominio de la destrucción del hueso, a cargo de unas células específicas incluidas en la matriz, los osteoclastos, sobre su formación, una función que cumplen otras células también allí presentes, los osteoblastos. Es esta preponderancia de la destrucción sobre la construcción la que convierte al hueso en porosoquebradizo.

Este proceso de deterioro biológico que transforma paulatinamente a los cuerpos humanos en más frágileses más intenso y precoz en la mujer que en el hombre, ya que en ella coinciden la osteoporosis consecutiva a la menopausiaosteoporosis post-menopáusica), en la que intervienen factores hormonales, con la osteoporosis del proceso general del envejecimiento (osteoporosis senil). Sea como sea, laosteoporosis se ha convertido, debido a la mayor esperanza de vida, en un grave problema para la salud pública, no solo para las mujeres sino para los hombres. No hay que olvidar que la osteoporosis, aunque afecta con predominancia a las mujeres, también puede ser un problema para los hombres a partir de los 65 años.

Con el proceso de la osteoporosis en marcha, suele iniciarse a partir de la 4ª o 5ª década de la vida, con una pérdida aproximada de un 1% de la masa ósea total por año, elesqueleto se torna progresivamente más frágilcomo si fuera de vidrio, especialmente en determinadas áreas como lacolumna vertebral, las caderas y las muñecas.

En sus fases iniciales la osteoporosis no provoca síntomas. Pero cuando la cuantía de la masa ósea perdida alcanza un determinado nivel, y los huesos se convierten en más frágilesse hacen aparentes los siguientes signossíntomas:
a) Dolor de espalda, que puede ser muy intenso si una vértebra se fractura claramente, o el quebradizo cuerpo vertebral se colapsa bajo el peso que soporta;
b) Disminución progresiva de la talla corporal con cifosis (una curvatura defectuosa de la columna vertebral, de convexidad posterior) a nivel de la columna dorsal;
c) Fracturas de vértebras, caderas, muñecas, y otros huesos.

La publicación de los resultados de investigaciones dirigidas a comprender mejor la complejidad de los factores que confluyen en la génesis de la osteoporosis, sobre todo en el sexo femenino, es en la actualidad, muy frecuente. Algunos recientes artículos contribuyen a entender el problema que supone la osteoporosis para la salud desde una perspectiva integradora, en la que se combinan el bienestar físico, el mental y el social.

Tres componentes son esenciales en todo estilo de vida que pretenda retrasar el inicio y moderar la progresión de la osteoporosis a lo largo de la vida:
a) Mantener un peso saludable y practicar ejercicio físico de manera regular: al menos 30 minutos al día de caminar a paso vivo puede reducir el riesgo de fracturas en los hombres mayores de 65 años;
b) Un aporte adecuado de calcio;
c) Un aporte apropiado de vitamina D, que resulta esencial para la absorción del calcio.

La medición de la densidad mineral del hueso, mediante la tecnología conocida como densitometría ósea, debe ser realizada de manera programada en todas las mujeres con más de 65 años y en los hombres y mujeres jóvenes que hayan sufrido una presunta fractura por fragilidad ósea.

Pero si importante es el tratamiento paliativo de laosteoporosis, cuyo objetivo es frenar la pérdida progresiva de la masa ósea, no lo es menos la prevención de accidentes, tanto en la casa como en la calle, una prevención en la que debe incluirse evitar aquellas acciones corporales forzadas que puedan poner a prueba loquebradizo del esqueleto, aunque sin llegar a lo extremado de la conducta del Licenciado Vidriera que “decía que le hablasen desde lejos, y le preguntasen lo que quisiesen, porque a todo les respondería con más entendimiento, por ser hombre de vidrio y no de carne; que el vidrio, por ser de materia sutil y delicada, obra por ella el alma con más prontidad y eficacia que no por la del cuerpo, pesada y terrestre”.