La huella última de la identidad de los humanos se encuentra en su ADN. Imagen: Thinkstock.