Un consumo excesivo de bebidas azucaradas favorece la aparición de este trastorno. Imagen: Thinkstock.