Cuando la madre contempla la cara feliz de su hijo, en su cerebro, se observa la activación del área responsable del sistema de recompensa. Imagen: Thinkstock.