El merecido respiro veraniego siempre es propicio a la reflexión. Imagen: Thinkstock.