La función de la mano ha de entenderse en estrecha relación con la función intelectual. Imagen: Thinkstock.