Comer demasiado rápido o hasta hartarse puede conducir a la obesidad. Imagen: Thinkstock