A la hora de “trasladar” los resultados de la investigación básica a la clínica humana hay que ser muy prudentes. Imagen: Thinkstock.