Blog de Cristóbal Pera

Artículos publicados en diciembre 2008

Médico y persona dependiente

A la hora de “dar esperanzas” al paciente el problema para el médico es encontrar el equilibrio entre lo probable y lo posible. Imagen: Thinkstock.

Mientras que el tratamiento de la enfermedad
puede ser completamente impersonal,
el cuidado de un paciente
debe ser completamente personal

(F.W. Peabody,1927)

E.- ¿Qué hacemos ahora?
W.- Esperar…
E.- Esperar…
W. Es que has perdido la esperanza
(
Samuel Beckett, “Esperando a Godot“, 1953)

El paciente esperanzado
se centra en las posibilidades
y no en las probabilidades.
(W. Rudick,1999)

Un editorial publicado en el Journal of the American Medical Association del 24 de Diciembre, firmado por la editora en jefe de esta prestigiosa revista médica, Catherine DeAngelis, y por James C. Harris, de la Johns Hopkins University, en Baltimore, y titulado The Power of Hope (“El poder de la esperanza”), aprovecha que estos días de navidad y de fin de año son tiempos de nostalgia y de esperanza, para reflexionar sobre el poder de la esperanza del paciente en el buen fin del primer encuentro con su médico, esperanza de que éste pueda hacer algo beneficioso para curar su enfermedad o, al menos, aliviar su sufrimiento.

Bebé riendo

Los médicos, aunque de reojo, no han dejado de ocuparse de la risa. Imagen: Thinkstock.

“Sólo de entre los animales
es el hombre el que ríe”

(Aristóteles
en “De las partes de los animales”)

Las publicaciones sobre la risa como método terapéutico, en forma de entrevistas o reportajes, son cada día más habituales en la prensa diaria, tanto impresa como digital. De modo simultáneo, en estos tiempos de profunda crisis económica que afecta al bienestar de la mayoría de la sociedad, parecen multiplicarse las ofertas de “talleres” en los que se promete encontrar la alegría de vivir y la felicidad, así como el alivio o curación de muy diversos trastornos y malestares, mediante sesiones comunitarias en las que se promete enseñar la “dinámica de la risa”.

Pobreza extrema

La OMS define salud como "una situación de bienestar físico, mental y social". Imagen: Thinkstock.

“El derecho a la salud
no significa
el derecho a estar sano”

(Organización de las Naciones Unidas,
2007)

En el año 1977, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dejó claro que la salud no es simplemente la ausencia de enfermedad, sino una situación de bienestar en la que se conjugan armoniosamente el bienestar físico, el mental y el social.

Un triple bienestar “pensado desde el propio cuerpo”, que comienza con la percepción y la integración, en la conciencia de cada persona, de todas las sensaciones positivas y negativas, procedentes de la superficie y de las entrañas de ese cuerpo, que se traducen finalmente en una valoración subjetiva de un estado calificado, con gradaciones muy personales, entre el “estar bien” (bienestar) y el “estar mal” (malestar), todo ello en el seno de una familia, una comunidad y una sociedad concreta.

Árbol caído

Un árbol cae sobre un lago. Imagen: Thinkstock.

“As a tree falls,
so shall it lie”
(“Cuando un árbol cae,
así permanecerá”)
Proverbio inglés
del siglo XVI

El árbol que cae, empujado con violencia por la fuerza del viento, así quedará, como imagen del árbol caído, porque, en tanto que vegetal, es incapaz de levantarse por sí mismo. Sin embargo, en el reino animal y, desde luego, en los seres humanos, tropezar, caer y levantarse es una metáfora de la vida misma, considerada como una secuencia de caídas y de incorporaciones, metáfora que tiene su fundamento en la imagen del propio cuerpo que tropieza y cae, una y otra vez, mientras pueda levantarse, a veces a duras penas, según las lesiones sufridas, para seguir su camino sin más, o pedir auxilio.

“Los supermercados
arrojan a la basura
cada año
1,6 millones de toneladas
de alimentos pasados de fecha,
según cifras del
Gobierno británico”

(BBC NEWS/Health, 11 Julio 2008)

La grave crisis económica que se ha extendido con dramática rapidez por los países más desarrollados, los situados a este lado de la brecha (que también es digital) que separa abruptamente el mundo de la riqueza y del despilfarro del mundo de la pobreza y del hambre endémica, está haciendo emerger una nueva e inesperada pobreza en las calles de sus ciudades; la de aquellos que, de la noche a la mañana, han perdido su trabajo y no “tienen para comer”.

Powered by WordPress Web Design by SRS Solutions © 2017 Blog de Cristóbal Pera noscuidamos.com