Los médicos, aunque de reojo, no han dejado de ocuparse de la risa. Imagen: Thinkstock.