A la hora de “dar esperanzas” al paciente, lleno de incertidumbres con respecto a su futuro inmediato, el problema para el médico es encontrar el equlibrio entre lo probable y lo posible.