Blog de Cristóbal Pera

Artículos publicados en enero 2009

Pareja de adolescentes

La mayoría de los programas que promueven la abstinencia sexual inducen en los adolescentes actitudes negativas respecto a los métodos anticonceptivos. Imagen: Thinkstock.

“Nuestra idea de lo impuro
está ligada a
dos componentes:
lo higiénico y
las
convenciones sociales”
( Mary Douglas,
Purity and Danger,
2002)

Un estudio realizado en la Universidad de Harvard, y publicado en la revista Pediatrics en su número del mes de Enero de 2009, concluye que la conducta sexual de los adolescentes norteamericanos que han firmado un compromiso de virginidad hasta el matrimonio, no sólo no difiere de la de aquellos que no lo han firmado, sino que son menos propicios a protegerse de embarazos indeseados y de infecciones de transmisión sexual. Esto es así porque la mayoría de los programas que promueven la abstinencia sexual (como el “True Love Waits”, iniciado el año 1993 por la iglesia evangélica y seguido por otras confesiones religiosas) inducen en los adolescentes actitudes y opiniones negativas en lo que se refiere a la eficacia de los procedimientos de contracepción y de protección frente a las infecciones ligadas a la práctica del acto sexual (ChlamydiatrachomatisNeisseria gonorrhoeaeTrichomonas vaginalis).

Mujer descansando en un parque

Pasear por un entorno natural en la ciudad, como un parque, mejora la capacidad cerebral para procesar la atención voluntaria. Imagen: Thinkstock.

El cerebro es
una máquina limitada
y estamos comenzando
a comprender
las diferentes vías
por las que la ciudad
puede sobrepasar
estos límites

(Marc Berman, 2008)

Un artículo publicado online en la revista Psychological Science, el pasado mes de Diciembre, por Marc G. Berman, John Jonides y Stephen Kaplan, del departamento de Psicología de la Universidad de Michigan, titulado The Cognitive Benefits of interacting with Nature (“Los beneficios cognitivos de la interacción con la naturaleza”), ha tenido muy amplia repercusión en la red, de la que destacaría un lúcido comentario del psicólogo Jonah Lehrer, aparecido el 4 de Enero en las páginas digitales del prestigioso diario Boston Globe, bajo el título How the city hurts your brain(“Cómo la ciudad lesiona su cerebro”).

Adolescente pasando un rato de ocio frente al ordenador

Las redes sociales permiten intercambiar información libremente, y a veces ésta puede no ser fiable. Imagen: Thinkstock

Un 55% de los adolescentes
que usan Internet
visitan redes sociales
y muchos se integran
en grupos interesados en la salud,
aunque sin ningún
control de fiabilidad
.
(Lenhart A, Madden M. 2007)

En los últimos años, el incremento casi exponencial del número de usuarios de Internet que buscan información sobre la salud y, de modo especial, sobre estilos de vida saludables, se asocia a una creciente preocupación no tan sólo acerca de la fiabilidad de dicha información, sino también respecto al peligro potencial derivado de la frecuente exposición en la web de conductas que suponen un riesgo para la salud. Esto sucede, sobre todo, debido a la explosiva expansión de ese fenómeno de la intercomunicación grupal que son las redes sociales.

El mundo, conectado a través de las redes sociales.

Las redes sociales tienen la capacidad de "contagiar" los estilos de vida. Imagen: Thinkstock.

La felicidad es algo
que pretende cada individuo,
y cada individuo
realiza esa
felicidad,
con su interpretación del bien”

(Emilio Lledó,
en Memoria de la ética, 1984)

En este mundo, en que el se vive y se malvive, al cerrarse el 2008, un año abrumado por el predominio del sufrimiento físico y la pesadumbre moral acarreados por la creciente ola de violenciacorrupción que inunda a un modelo de sociedad en profunda crisis, las revistas médicas lideres de opinión tratan de recuperar valores cargados de subjetividad, aparentemente intangibles, cuyo cultivo sería beneficioso para la salud y el bienestar humanos, como la risa, laesperanza y, ahora, la felicidad.

Powered by WordPress Web Design by SRS Solutions © 2017 Blog de Cristóbal Pera noscuidamos.com