Pasear por un entorno natural en la ciudad, como un parque, mejora la capacidad cerebral para procesar la atención voluntaria. Imagen: Thinkstock.