Es necesario un nuevo modelo de salud norteamericano que reduzca costes y mejore tanto la salud como la accesibilidad. Imagen: Thinkstock.