El sistema sanitario norteamericano se basa en el libre mercado. Imagen: Thinkstock.