Algunos apuestan por invertir en centros de deshabituación y otros por hacerlo en campañas para motivar el abandono del tabaco. Imagen: Thinkstock.