La adversidad puede provocar enfermedades que acorten la esperanza de vida y su calidad. Imagen: Thinkstock.