Alcanzar un propósito exige un esfuerzo parecido al de tensar un arco. Imagen: Thinkstock.