El cerebro es el centro de control de una corporeidad genéticamente condicionada. Imagen: Thinkstock.