El desarrollo del cerebro social, básico para la convivencia humana, tiene en la adolescencia su etapa clave. Imagen: Thinkstock.