Para lograr la empatía el médico no debe ser ni prepotente, ni paternalista, ni disciplente. Imagen: Thinkstock.