La pérdida del hogar puede afectar, y mucho, a la salud en la vejez. Imagen: Thinkstock.